Press "Enter" to skip to content

56. De Barcelona a Turin y a Vancouver (extraball de competiciones)

¿Otro miércoles con Llamada a Pista?

Después de 24 horas de retransmisión en streaming del Ciutat de Barcelona teníamos monos de esgrima y de podcast y… ¡¡¡no nos hemos podido resistir!!!

¡El Road to Tokyo aprieta y hay que estar a día!

Con Maribel Matey de comentarista de lujo hemos repasado a lo que pasó entre el 7 el 8 y el 9 de Febrero en todas las armas.

Si te gusta estar al día de las competiciones o quieres conocer a los tiradores referencia hoy (en todas las disciplinas)… ¡este episodio es para ti!

CONTENIDO

Gran Premio de Turín

Prueba femenina

Podio:

Ysaora Thibus (FRA). 6 FIE, clasificada a JJOO por Francia. Quinta medalla del periodo olímpico (muy regular, excepto en GP Shangai que cae en 64, el resto top 10 de la competición). Le costó entrar en competición a la francesa que tuvo que remontar un 7-4 en 64 frente a la ucraniana Senyuta (muy tranquila, preparaciones lentas para terminar en cambio de ritmo y fondos largos y muchas sextas respuestas y contrarrespuestas, muy bien cogido el tiempo; Senyuta lo intentó a la desesperada en últimos segundos) y en 32, a pesar de que el asalto parecía controlado (6-2), empezó a fallar en sus ataques (casi todos ataques o respuestas no de la francesa) y dio alas a la polaca Walczyk que incrementó la presión. La precipitación casi le sale cara a Thibus, que tiene que salvar un 14 iguales eso sí, con un atacazo. Tras ganar a Korobeyinikova en 16, asaltazo contra una tiradora que conoce muy bien: Arianna Errigo. Se han enfrentado en la categoría junior y hasta 10 veces en la senior con una balanza muy desequilibrada a favor de la italiana. El mismo camino parecía llevar en Turín, con una Errigo muy tranquila (8-2, muy escorada a su lado de la pista y contraataques). Thibus sube las revoluciones de desplazamientos y aprovecha las bajadas de intensidad de la italiana (muchos fallos en el centro de la pista, pierde concentración y se queda muy parada. Último tocado: se mete mucho en distancia cuando tenía todo el terreno de la pista ganado). Asalto difícil también en la semifinal: una Deriglazova que venía de ganar en Katowice en la última prueba. Thibus muy agresiva, muy arriesgada en la distancia especialmente en los ataques, obligó a la rusa a aumentar la intensidad pero le tenía cogido el tiempo: 15-10 para la francesa en un asalto precioso con acciones muy complejas y mucha precisión. En la final la esperaba una Lee Kieffer que venía de cargarse de forma consecutiva a dos italianas: primero a Di Francisca (arrasó 15-6; muy floja la italiana, especialmente en defensa; si no le pillaba cuando se paraba, lo hacía en contraataque o en remis; poquísima intensidad de Elisa durante toda su competición – muy ajustada incluso con Palumbo) y Volpi en semifinales (empezó fuerte la italiana con un 5-0; movilidad frenética de Kieffer y presión angustiante que no le sirvió en el primer periodo; remontó rápidamente en la corta distancia con paradas respuestas espectaculares; a partir de ahí un toma y daca que se termina llevando la estadounidense en un último tocado de infarto -varias remises). La final empezó de forma parecida, pero la estadounidense se sintió cómoda en el cuerpo a cuerpo y aprovechó los errores de la francesa. Sin embargo, Thibus se llevó la final 15-14 donde vimos un choque de estilos y un ritmo bestial.

Españolas: vimos caer rápidamente a la española con mejor ranking, Teresa Díaz, que no pudo con la jovencísima Berno (18 años) en el tablón previo. La que sí estuvo en 64 fue María Mariño que tenía un cruce difícil: Lee Kiefer, la subcampeona del torneo y quien la echara en Katowice. Asalto muy serio y emocionante el que nos dio María: fue muy paciente todo el asalto, controlando la distancia y eligiendo bien el blanco en ataques largos. Sin embargo, se precipitó en el tocado clave: pensando que su último ataque caía sobre la preparación de la estadounidense pero el árbitro definió para Kiefer. Con estos resultados Teresa Díaz pierde la plaza olímpica que ocupaba y que ahora ostenta Julia Walzcyk (POL). A solo un punto de distancia, la floretista española tiene mucha competencia: no solo la polaca, sino también la alemana Sauer empatada a puntos con Teresa.

Prueba masculina

A Kiefer se le unirían tres compañeros, uno de ellos su pareja: EEUU triunfa en Turín.

El oro fue para Gerek Meinhardt, al que no veíamos en el podio desde noviembre y que quizá ha perdido algo de protagonismo a favor de Nick Itkin, el jovencísimo tirador que en esta ocasión no pasó de 32. Fue el terror de los rusos: Akhmetov, Cheremisinov y Kiril Bodorachev, la joven revelación rusa, poco pudieron hacer ante un gran Meindhardt que no sufrió mucho para meterse en medallas. EN las semifinales se enfrentó a su compañero de equipo Race Imboden y supo imponerle el ritmo y la esgrima con la que él se siente cómodo: más rápida, más contraofensiva. A esto se sumó los numerosos errores de Imboden, que se desesperaba al ver cómo no encendían sus ataques. Aún así, puso nervioso a Meindhart que vio cómo la diferencia se recortaba, pero la precipitación de Imboden al final del primer tiempo le dio el asalto: no quiso Race tomarse su tiempo y 2 tocados en los últimos segundos puso a Meindhart en la final.

Y si Meindhart fue el verdugo de los rusos, Imboden lo fue de los franceses: Le Pechoux en 8 y Mertine en 16 no pudieron con Race, que también tuvo una competición plácida.

La final también fue estadounidense: Meindhart da un repaso de esgrima a Massialas, que no pudo imponer su estilo contraofensivo. Supo aprovechar el movimiento errático de la mano de Alexander -que eligió mal los blancos en sus ataques. Gerek preparó muy bien sus ofensivas y pocas veces se vio sorprendido por los contraataques clásicos de Massialas. Con él se completaba ese semipleno de EEUU, cuyo equipo se presenta dentro de los favoritos para el podio olímpico (nº 4,5,6 y 8 de la FIE).

El único que rompió la hegemonía estadounidense fue un francés. Pero ninguno de los que nos acostumbran: ni Mertine, ni Le Pechoux, ni Lefort ni Pauty. Un tirador de 21 años, Wallerand Roger, dio la sorpresa en Turín. Se libra de Garozzo en 32, pero Shikine (18 FIE) tampoco era un rival fácil. De hecho fue perdiendo la mayor parte del asalto y parecía casi imposible que ganara a un japonés muy cómodo que había encontrado la fórmula para subir en el marcador (dejaba terminar al francés al final de la pista y luego construía su ataque). Sin embargo, el minuto de descanso le sentó bien y entendió que presionando la salida de Shikine se aprovechaba de los errores del japonés. Final apasionante que termina con una tarjeta roja inesperada, pero que el árbitro no dudó en sacar. Uno de los asaltos de la jornada. Ese sería el primero de los gigantes que derrotó Roger: después vinieron Mepstead (15 FIE) y Kwanghyun Lee (10 FIE, que anteriormente había desbancado a Cassara). Sin embargo, no puede con Massialas en las semis: cayó en el juego de Alexander de cabeza (su distancia, su estilo), sin capacidad ninguna de reacción: 15-2, un castigo muy grande para el tirador francés que se postula como la sangre nueva que necesitará más pronto que tarde un equipo francés bastante envejecido.

España: vimos una comitiva española amplia en Turín: al equipo al que solemos ver en las competiciones (Luis, Nacho, Llava y Roger) se le unieron Guillermo y Yago García Prado. Tras el día de preliminares, solo nos quedaba un tirador, Carlos Llavador, que después de una poule estupenda se metía de forma directa en el tablón de 64. Allí, un cruce a priori fácil contra Vincent Simon (Fra, 78 FIE) se le complicó desde el principio, cayendo en los contraataques del francés. A pesar de que reaccionó con unos muy buenos tocados por contratiempo, no fue suficiente para remontar el asalto. El español encadena 3 competiciones para olvidar, aunque no se descuelga demasiado de Tokyo: se mantiene en menos de 15 puntos de diferencia respecto a Kleibrink a falta de 2 torneos, uno de ellos otro Gran Prix.

Copa del mundo Vancouver

 Podio:

Sorpresa en el oro: Bas Verwijlen (NED, 36 años) que nos viene muy mal, ya que eleva a muchos puntos la plaza europea para los Juegos -sin la posibilidad de que Holanda se clasifique por equipos a más de 100 puntos. Lo cierto es que no es ajeno a los podios: el experimentado tirador tiene con esta 17 medallas en copas del mundo, 26 en total. Un tirador bastante regular: pocas veces ha descendido del top 30 mundial. Competición muy ajustada desde 32 para Verwijlen, que estaba en el cuadro de Yulen. Gana 15-14 a Tristan Tulen, su compañero de equipo, de forma muy igualada -aunque el streaming fue muy deficiente. Se puso por delante Bas, pero empezó a cometer errores y a entrar en lances complicados -además de que Tulen empieza a correr y lo hace bien hasta el último tocado doble. A partir de ahí Ya en 16, Park Sangyoung tenía todo bastante controlado hasta que dejó de tenerlo: le dejaron de funcionar las cuclillas y Verwijlen no perdonó. El koreano no supo cerrar un asalto que iba 14-11 (nerviosismo en la mano) y gana en prioridad del holandés. Se mete en semifinales ganando a Heinzer -iguala su mejor resultado en este periodo olímpico, 7- y allí le esperaba Bogdan Nikishin – logra su primera medalla en el periodo olímpico; no consigue remontar un asalto en el que Verwijlen le cogió rápidamente el tiempo. En la final ganó con todas las de la ley a Sergey Bida, que, especialmente en los últimos tocados, vio que no le funcionaba esa flecha al hombro que suele hacer.

Bida venía de ganar a Limardo Gascón, campeón olímpico que no lograba una medalla en copa del mundo desde 2015. Con ello, el venezolano certifica su clasificación para Tokyo. En el camino dejaron a Siklosi y Cimini (Gascón) y Borel y Song (Sergey). Un asalto entre dos zurdos, dos puños anatómicos y estilos parecidos que fue muy igualado hasta el punto 7 y 8, pero después sí le salieron las flechas y las paradas al ruso.

Españoles: Eugeni Gavaldá, Ángel Fabregat, Ibañez, Yulen, Juan Pedro Romero. Tablón final: Yulen en su primera competición después de perder la exención pierde en 64 contra Tristan Tulen, tirador con el que ya perdió en Cali. Falta de intensidad del español, al que no vimos esa movilidad tan suya y se vio sorprendido constantemente por el holandés, incluso cuando le llevaba al final de su pista (ataques largos pero muy previsibles).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *